Jengibre, propiedades y beneficios medicinales, efecto y formas de uso

El jengibre es la raíz de la planta Zingiber officinale con propiedades y beneficios para la digestión, perder peso y la garganta.

Este tipo de rizoma puede tomarse en infusión, bien comprando las bolsitas ya preparadas o haciendo finas rodajas para prepararlas nosotros en casa.

El jengibre en té o infusión puede tomarse caliente, frío y mezclarlo con limón, canela, una cucharadita de miel y otras hierbas aromáticas.

Son muchas las propiedades y beneficios del jengibre y, en este artículo, vamos a contártelas todas. Además, también vas a aprender las mejores formas para prepararlo para que puedas disfrutar de todo su sabor y los múltiples usos que tiene.

Qué es el jengibre y para qué sirve

jengibre para que sirve

Como hemos avanzado, el jengibre es la raíz de una planta herbácea zingiberácea llamada Zingiber officinale. Esta planta, crece alta y espigada y, todo su poder radica en su raíz o rizoma, el bulbo que vamos a utilizar para preparar infusiones, tés o bien picarla para añadirla a ensaladas y deliciosas recetas.

El jengibre sirve como diurético ya que aumenta la micción. Sus principios activos aumentar la formación de orina, provocando que tengas más ganas de orinar y, por este motivo, consigas eliminar la retención de líquidos, así como disminuir los gases intestinales.

Perder peso

Pero además, el jengibre sirve para adelgazar. Favorece la eliminación de la grasa ya que actúa como un termogénico, es decir, como una sustancia natural que eleva la temperatura del cuerpo y hace que el tejido adiposo, la grasa localizada comience a diluirse.

Garganta

Al mismo tiempo que tiene propiedades digestivas también actúa como antiséptico y antibacteriano, sin olvidar sus propiedades antiinflamatorias que son fenomenales para todo lo relacionado con las vías respiratorias.

Tanto para catarros, procesos gripales como irritación de las cuerdas vocales el jengibre para la garganta nos va a ayudar a calmar el picor, las molestias y la carraspera.

Pero esto no es todo…

Además de lo mencionado, también nos puede reportar un montón de propiedades más, las cuales, son conocidas desde la antigüedad ya que se ha utilizado esta raíz desde tiempos inmemoriales. En el antiguo Oriente ya se utilizaba como una especia de incalculable valor y, en la actualidad, está recobrando la misma o más fuerza que tenía así que, vamos a ver todo lo que puede hacer por ti y por tu salud.

Embarazo

Jengibre para embarazadas y náuseas

Es muy conocido por sus propiedades medicinales para calmar las náuseas matutinas en mujeres durante las primeras semanas de gestación.

El jengibre y embarazo es aconsejado como remedio natural, evita los vómitos del primer trimestre y reduce el malestar característico del primer periodo gestacional.

Sin embargo, si estás esperando a un bebé sólo debes consumirlo en infusión, una taza al día para aliviar los síntomas los primeros meses. Una alta concentración puede ser perjudicial, así que evita los suplementos que lo contienen.

Sólo haz unas rodas y añádelas a una infusión como contamos al final del artículo en el apartado “Cómo tomar jengibre“.

Lactancia

Durante el tiempo que das leche materna no hay inconvenientes en usarlo. El peligro está durante el embarazo, pero tomar té de jengibre durante la lactancia es saludable igual que lo sería en cualquier otra situación.

No hay detectados casos en los que los principios activos pasen a la leche, así que no existen inconvenientes al respecto.

A pesar de esto, siempre es bueno tomar precauciones con todas las plantas medicinales y hacer un uso moderado de ellas.

Te recomendamos que tomes té de jengibre y limón en lugar de las otras formas de tomarlo.

Propiedades y beneficios del jengibre

Propiedades y beneficios del jengibre

Contiene infinidad de nutrientes, vitaminas y ácidos buenísimos para la salud. También aminoácidos esenciales y minerales que, en conjunto, hacen que sea un superalimento muy especial que nunca puede faltar en tu despensa.

Pero centrándonos en lo importante, podemos decir que las propiedades del jengibre son:

  • Antiinflamatorias.
  • Antibacterianas.
  • Digestivas.
  • Estimuladoras de los jugos gástricos.
  • Carminativas (para los gases intestinales).
  • Antiresaca (favorece la recuperación después de beber alcohol) y protectoras de la mucosa gastrointestinal.
  • Antivomitivas.
  • Antiagregantes plaquetarias y antitrombóticas.
  • Antipiréticas.
  • Cardiotónicas.
  • Antimareo.

Como puedes comprobar, el jengibre tiene propiedades muy buenas, sea cual sea la forma de tomarlo, aunque, algunas son mejores que otras y, más adelante vas a poder comprobarlas todas.

Antiinflamatorias

Tiene la capacidad de bloquear las prostaglandinas y los leucotrienos inflamatorios, reduciendo el proceso inflamatorio. Las propiedades antiinflamatorias del jengibre son buenas para las articulaciones, para personas con artritis, osteoartritis y aquellas que sufren enfermedades degenerativas donde aparece inflamación de tendones y ligamentos.

En muchos casos se utiliza como tratamiento casero para evitar el consumo de antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Evidentemente, siempre bajo la recomendación y supervisión del médico ya que no es bueno hacerlo por nuestra cuenta.

Sin embargo, las personas que lo toman, incluyen una dosis de jengibre de 20 mg. de extracto en polvo o bien 2 gramos de raíz todos los días, durante un periodo máximo de 3 meses, notan alivio.

Antibacterianas

Otra de sus propiedades es la de actuar como antibacteriano. Al tomarlo mejora la respuesta del sistema inmunitario y favorece la eliminación de infecciones.

Si bien esta propiedad no debe ser utilizada nunca como único remedio, sí que favorece que el organismo pueda combatir, con mayor efectividad, microbios y patógenos. Los virus y bacterias no sienten ningún tipo de agrado por este tipo de raíz.

Digestivas (para el estómago)

Ensalada de jengibre para el estómago

Al estimular la secreción de los jugos gástricos y funcionar como antivomitivo es realmente eficaz para evitar las digestiones pesadas.

La raíz de jengibre tiene propiedades digestivas, reduce las náuseas y aligera la digestión, mejorando la asimilación de los alimentos y la metabolización de los nutrientes que estos contienen.

Si tienes tendencia a tener dolor de barriga, molestias después de comer o notas cómo te hinchas, las propiedades carminativas del jengibre es muy probable que te ayuden.

También estimula el funcionamiento del páncreas y la formación de enzimas para mejorar la digestión, moléculas que mejoran las reacciones químicas del metabolismo y posibilitan que los alimentos se procesen mejor, así como que se aprovechen mucho más los oligoelementos que ingerimos con las comidas.

Antitrombóticas

Otra de sus características, lo que podemos englobar dentro de los beneficios del jengibre es que actúa como antiagregante plaquetario.

En efecto, la raíz de Zingiber officinale tiene efectos para evitar la formación de trombos en la sangre, beneficiando al mismo tiempo al sistema cardiovascular y la circulación de la sangre en general.

Al estimular el sistema sanguíneo mejora la oxigenación de todo el cuerpo, aportando, también propiedades rubefacientes, es decir, puede presentar coloración roja en la piel y en las mucosas, beneficiando a muchos procesos del organismo.

Eso sí, las personas que toman medicamentos relacionados con la circulación sanguínea deben controlar su uso ya que podrían potenciar sus efectos (ver apartado contraindicaciones).

Antipiréticas (para bajar la fiebre)

Otro de los beneficios del jengibre es que actúa como antipirético, es decir, que baja la fiebre.

Esto es bueno porque se puede utilizar en muchas ocasiones como por ejemplo con resfriados, gripes e infecciones de las vías respiratorias.

El jengibre para bajar la fiebre funciona de forma suave, así que es recomendable usarlo como ayuda, pero nunca como tratamiento.

Para el catarro también favorece la eliminación del tapón de las fosas nasales, mejorando la respiración y aliviando la congestión nasal característica en estas situaciones.

Para el resfriado y tos

Con un efecto analgésico suave, el jengibre para el resfriado nos ayuda a aliviar el dolor en las articulaciones cuando enfermamos, muy común cuando sube la fiebre.

Este uso está muy relacionado con sus propiedades antipiréticas (lee el apartado anterior) y, al funcionar de las dos formas, resulta un remedio natural de lo más efectivo.

Para que tenga mejores efectos contra el resfriado se recomienda tomarlo caliente. Puedes preparar una infusión por la noche y, antes de que se enfríe del todo, añadir una cucharadita de miel, unas gotas de propóleo y descansar.

Por la mañana te sentirás mucho mejor, asegurado.

Además, para mejorar los efectos antigripales, lo ideal es añadir un chorrito de zumo de limón natural para mejorar el aporte de vitamina C y estimular, mucho más, el sistema inmunitario.

Artrosis y artritis

Jengibre como remedio natural para la artrosis y artritis

Al tener propiedades antiinflamatorias, es bueno usarlo como remedio casero para el dolor de rodillas, manos hinchadas y todo tipo de dolor articular. El jengibre para la artrosis y artritis sirve como analgésico suave, reduciendo la inflamación y aliviando algunas de las molestias que se producen con el cartílago desgastado o pequeñas fisuras en la articulación.

¿Pero por qué funciona?

Porque tiene muchísimos principios activos y sustancias naturales que el organismo necesita y, también, que actúan como fitoquímicos naturales.

Pero decirlo es muy sencillo. Y, para que puedas comprobar lo que decimos, a continuación, vamos a indicar todo lo que contiene.

Composición del jengibre

Planta Zingiber officinale

Como puedes comprobar a continuación, la composición nutricional y las propiedades medicinales del jengibre son debidas a su gran cantidad de sustancias activas.

Una muy apreciada por muchas personas es el ácido linoleico conjugado que funciona para adelgazar. Si buscas una infusión que te ayude a perder peso, el té de jengibre puede ser ideal como complemento a tu dieta adelgazante. Este ácido es muy utilizado en deportistas para definir y quemar grasa.

Pero, además, la composición completa del jengibre es:

  • Ácidos:
    • Ascórbico.
    • Aspártico.
    • Alfalinilénico.
    • Aspártico.
    • Linoléico.
    • Cáprico.
    • Caprilico.
    • Gadoléico.
    • Mirístico.
    • Oléico.
    • Oxálico.
  • Shoagoles:
    • Gingerol.
    • Fibra.
  • Aceites volátiles:
    • Alfa-cadineno.
    • Alfa-cadinol.
    • Alfa-farneseno.
    • Beta-bisabolo.
    • Beta-bisolobeno.
    • Beta-cariofiteno.
    • Beta-felandreno.
    • Beta-pineno.
    • Beta-sesquiffelandreno.
    • Canfeno.
    • Citral.
    • Citronelal.
    • Gama-eudesmol.
    • Limenen.
  • Aminoácidos:
    • Arginina.
    • Asparagina.
    • Histidina.
    • Isoleucina.
    • Glutámico.
    • Leucina.
    • Lisina.
    • Metionina.
    • Treonina.
    • Triptófano.
    • Tirosina.
    • Tronina
    • Valina.
  • Vitaminas:
    • Vitamina B3 o niacina.
    • Vitamina C.
  • Minerales:
    • Aluminio.
    • Boro.
    • Cobalto.
    • Cromo.
    • Manganeso.
    • Fósforo.
    • Silicio.
    • Zinc.
  • Antioxidantes de la clase flavonoides.
  • Polifenoles.

Las propiedades medicinales y curativas del jenbigre son producto de los aceites volátiles que contiene. Estos son la gran ventaja de esta raíz frente a otras plantas medicinales y bulbos usados como remedios caseros.

Sin embargo, debes tener en cuenta que, aunque está estipulado que la media en aceite volátiles de un 1,7%, algunas plantas pueden contener más y otras menos. Esto es debido a la variedad, la forma de cultivo y, si lo compras como extracto la manipulación y envasado.

Siempre recomendamos comprar jengibre de calidad para que tenga propiedades más potentes.

Mejores principios activos del jengibre

Aunque contiene muchas sustancias activas, minerales y aminoácidos, los principales efectos curativos del jengibre son gracias a su contenido en bisaboleno y zingibereno.

También, pueden destacarse los gingeroles y shogaoles, sustancias que pertenecen al grupo de los sesquiterpenos, sin olvidar su rica composición en monoterpenos como el alcanfor, etc.

Otro principio activo muy valorado es el ácido glutámico que favorece el funcionamiento de las neuronas, mejorando el funcionamiento de las señales nerviosas y el traspaso de información entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Destacar también que, el jengibre posee un 50% de hidratos de carbono por cada gramo de peso, un 8% de grasas buenas y saludables.

Contraindicaciones del jengibre

Contraindicaciones del jengibre y efectos secundarios

A pesar de ser un alimento natural puede causar ciertas reacciones en algunas personas, motivo por el que siempre se recomienda leer atentamente las contraindicaciones del jengibre. Estas son:

  • Hipertensión.
  • Cálculos biliares.
  • Anticoagulantes.
  • Llagas o aftas bucales.
  • Historial de cálculos biliares o piedras en la vesícula.
  • Presión arterial alta.
  • Embarazo. Puede interferir en la hormonación y crecimiento del bebé.
  • Medicación consultar antes de empezar.

Se considera que puede aumentar los efectos de medicamentos antiinflamatorios y los que interactúan con el sistema circulatorio, así que siempre debes tener cuidado si haces uso de un tratamiento de este tipo y piensas incluirlo en tu dieta. Las contraindicaciones del jengibre son mayores si haces uso de un suplemento, compras el extracto en polvo o algún remedio elaborado con raíz de la planta Zingiber officinale.

El uso de anticoagulantes y jengibre no está recomendado.

Otras contraindicaciones son padecer gingivitis, infección bucal de otro tipo, aftas bucales, etc., ya que podría producir escozor. Normalmente el jengibre tiene sabor picante y, en caso de tener las encías inflamadas es mucho más probable que sientas molestias al beber el té o la infusión preparada con este rizoma.

En el caso del embarazo y la lactancia no se recomienda en cápsulas o pastillas. Una infusión no hace daño y, de hecho, tal y como hemos mencionado en el apartado jengibre y embarazo es hasta saludable para reducir las náuseas en embarazadas.

Sin embargo, si lo tomas concentrado (cápsulas o pastillas) es mucho más fácil de sentir alguno de las reacciones adversas que contamos a continuación.

Efectos secundarios

  • Ardor de estómago o pirosis.
  • Diarrea.
  • Reacción alérgica.
  • Aumento de la presión arterial.

Aunque la mayoría de personas no sienten los efectos secundarios del jengibre, sí que es posible que algunos individuos tengan molestias gastrointestinales. Generalmente, estas aparecen como ardor de estómago y, con menos frecuencia en forma de diarrea.

También las personas alérgicas a las plantas Zingiberáceas deben evitar su consumo ya que el jengibre pertenece a esta familia de plantas herbáceas. En caso de consumirla aparecerá una reacción alérgica.

Cómo tomarlo

Puede prepararse de varias formas, aunque, la más común es en té o bien ingerir cápsulas de jengibre que se venden en herboristerías.

Pero aquí, para las personas que nos gustan los remedios naturistas, vamos a explicar la forma más sencilla y barata.

Cómo preparar el té de jengibre

Cómo preparar té de jengibre
Ingredientes:

  • 1 raíz de jengibre.
  • Vaso de agua mineral.
  • Una rodaja de limón.
  • Una cucharadita de canela.
  • Miel ecológica.

Pasos para preparar y tomar jengibre natural:

  1. Calienta 25o ml. de agua mineral en un cazo.
  2. Cuando veas que hierve, añade unas rodajas de raíz de jengibre.
  3. Deja que hierva durante un tiempo entre 15 y 20 minutos para que los principios activos se desprendan de la materia vegetal.
  4. Apaga el fuego y retira el cazo. Tápalo para que se mantenga mejor mientas resposar el té.
  5. Cuando notes que está tibio, añade la rodaja o un chorrito de limón para hacerlo más sabroso y aumentar la cantidad de vitamina C.
  6. Añade una cucharada de canela para darle un sabor especial.
  7. Añade una cucharadita de miel para mejorar su sabor y conseguir un toque dulce que disimule sus propiedades picantes. Muchas personas se preguntan a qué sabe el jengibre. Pues bien, es picante y diferente a todo lo que has probado, por eso, en muchas ocasiones se añade miel o un edulcorante natural para suavizar sus propiedades organolépticas.
  8. Mételo en la nevera si te gusta frío o tómalo caliente.

Ya has terminado de preparar el té de jengibre con limón y canela. Como puedes observar es realmente sencillo, práctico y limpio. No ensuciarás nada la cocina y, si lo haces de esta forma, con la raíz, siempre tendrás la seguridad de conseguir las mejores propiedades.

La raíz, si la conservas en la despensa alejada de la luz y del calor, puede durar meses, así que siempre tendrás a mano lo necesario para disfrutar de este remedio natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *