Diuréticos naturales y alimentos, medicamentos de asa, tiazídicos y ahorradores de potasio

Los diuréticos son naturales y medicamentos. Pueden utilizarse procedentes de alimentos y plantas medicinales para adelgazar y eliminar la retención de líquidos o bien usar fármacos para regular la micción y la acumulación de líquidos.

Existen muchas clases de diuréticos como los ahorradores de potasio, los que son para adelgazar (en algunos lugares se dice emagrecer), los que son tiazídicos, los diuréticos de asa como furosemida y torasemida, que inhiben la reabsorción del cloro y sodio, o bien los que pueden tomarse en infusiones o en pastillas.

Actualmente existen muchas formas de tomarlos, darles diferentes usos y, por supuesto, en base a los que tomemos nos proporcionarán distintos efectos beneficiosos para la salud.

Qué son los diuréticos

Los diuréticos son plantas naturales, medicamentos y alimentos que nos ayudan a eliminar el sodio y el agua del organismo, es decir, reducir la cantidad de sal y líquidos que por distintos motivos acumulamos y, por medios naturales no podemos expulsar.

Que son los diuréticos y para que sirven

Su función, propiedades y beneficios para la salud son numerosas. Ayudan a los riñones a trabajar mejor y formar más orina para expulsar el sodio del que hemos ido haciendo acopio mediante la comida y los productos ingeridos.

El funcionamiento del diurético es incitar al riñón para que libere más cantidad de sodio en la orina, pero para que esto se produzca, el sodio o sal debe estar presente en la sangre. Este, atapará el agua del sistema circulatorio y, al pasar por los riñones se incluirá en la orina que será expulsada de forma natural.

Tipos de diuréticos

Podemos distinguir tres grandes grupos o tipos de diuréticos:

  • Naturales.
  • Medicamentos.
  • Alimentos.

Diuréticos naturales

Los diuréticos naturales son plantas y extractos procedentes de la naturaleza que pueden tomarse mediante infusiones o bien ingiriendo una o dos cápsulas al día.

Generalmente, usados para eliminar la retención de líquidos y, en algunos casos, por personas con obesidad o que desean adelgazar, reduciendo el volumen del cuerpo.

Hay que indicar que, aunque los diuréticos naturales funcionan para la hipertensión ya que algunos son potentes y fuertes, sus efectos son reducidos si los comparamos con los medicamentos. Además, para controlar y tratar ciertos trastornos del organismo humano siempre es recomendable realizar el tratamiento guiado por un especialista. Sin embargo, todos los que vamos a indicar a continuación, son diuréticos sin receta, es decir, que puedes comprarlos sin ningún tipo de problema u objeción.

Los más potentes y efectivos

Mejores diuréticos naturales potentes y efectivos

  • Ortiga.
  • Cola de caballo.
  • Camilina.
  • Alcachofera.
  • Espino blanco.
  • Jengibre.
  • Diente de León.
  • Perejil.
  • Enebro.
  • Té verde.

Como sus beneficios y efectos producen una reducción de líquidos en el organismo, usados sin control o sin conocer sus propiedades pueden provocar la aparición de efectos secundarios y empeora otros problemas médicos, así como también, interactuar con medicamentos.

La ventaja de estos es que puedes usarlos sin receta o control del médico, aunque, tal y como ya hemos mencionado, pueden agravar otras patologías si se administran sin control o durante un tiempo prologado. El uso de los diuréticos naturales caseros debe ser siempre durante unos días siempre y cuando no exista una enfermedad o un tratamiento con medicamentos.

Ortiga

Infusión de cola de caballo como diurético casero

Considerada como uno de los mejores diuréticos naturales más potentes la Urtica diodica u ortiga verde es un remedio casero para reducir la hinchazón y luchar contra la retención de líquidos, muchas veces usado como remedio para adelgazar aunque, sus propiedades no son exactamente para eso.

Las plantas de ortiga nos ayudan a mejorar todo lo relacionado con los fluidos del organismo, siendo muy importantes sus propiedades para desintoxicar el cuerpo y mejorar y purificar la sangre. Las propiedades de la ortiga favorecen la secrección de jugos gástricos, mejorando la digestión y aumentando la eliminación del líquido que se ha ido acumulando en el organismo. Y es que la ortiga sirve para detoxificar, aumentar la diuresis y ayudar a los riñones a depurar la sangre.

Cola de caballo

Infusión de cola de caballo como diurético casero

Considerada como una planta medicinal con excepcionales propiedades la cola de caballo funciona como diurético ahorrador de potasio ya que, dentro de su composición podemos encontrar mucha cantidad de este mineral esencial para el organismo.

Aunque aumenta la producción de orina y fomenta su excrección, al incorporar potasio frena la carencia típica que la mayoría de diuréticos producen como efecto secundario. Eso sí, es un ahorrador de potasio natural, nada que ver con las medicinas.

Sin embargo, en los tratamientos naturales casi siempre se la incluye por ser potente y muy efectiva para este propósito.

Camilina

Camellia sinensis L o té verde en infusión diurética

Es una planta procedente de Asia muy usada como infusión por sus propiedades contra la retención de líquidos. La camilina o Camellia sinensis L. es la planta de donde procede el té, otro producto que se bebe en muchas ocasiones para forzar la micción.

Además de proteger la función renal, al incorporar en su composición antioxidantes ayuda a protegernos contra los radicales libres, actuar contra el colesterol y actuar como remedio natural para previr las piedras en el riñón.

Alcachofera

tés diuréticos naturales con alcachofera

Conocida con su nombre científico “Cymara scolymus” la alcachofera es un diurético eficaz y muy potente. Se toma en pastillas o infusión, haciendo una decoción de sus hojas o bien triturándolas para luego ingerirlas durante periodos cortos de tiempo.

Además de proteger la función renal, del riñón, la alchachofera posee beneficios para el hígado y el sistema gastrointestinal, siendo un preparado medicinal casero detoxificante y desintoxicante. Nos va a ayudar muchísimo en la depuración del organismo, haciendo que orinemos más, mejoremos las digestiones gracias al aumento de la secrección de bilis. Pero también, tomar alchachofera o en su lugar alcachofas, puede facilitar que bajemos el azúcar en sangre. Así que sirve y actúa como remedio natural y casero superefectivo.

Espino blanco

Espino blanco y diuréticos naturales para la hipertensión

Conocido como Crataegus monogyna el espino blanco para la hipertensión o presión arterial alta funciona disminuyendo la presión en los vasos sanguíneos y acelerando la expulsión de sodio del torrente sanguíneo.

Es, quizás, el remedio natural más utilizado ya que sus propiedades están mucho más centradas en la diuresis.

Como la mayoría de plantas medicinales y diuréticos naturales el espino blanco también posee otra actividad medicinal, siendo al mismo tiempo un tónico para el sistema nervioso central (SNC). Sin embargo, debido a que posee propiedades vasodilatadoras puede proteger conta los accidentes vasculares más comunes producidos por una presión sanguínea demasiado elevada.

Jengibre

Diuréticos naturales para infusiones con jengibre (Zingibe officinale)

El jengibre es un rizoma o raíz de la planta Zingibe officinale que nos puede ayudar en muchas situaciones presentes en la vida diaria. Muy usado para tratar infecciones de las vías respiratorias así como también, para mejorar la función de los riñones. El jengibre y sus propiedades diuréticas, antinflamatorias y digestivas hacen que sea considerado como una de las mejores alimentos terapéuticos. Muy barato, se puede comprar en cualquier mercado o supermercado así como también, en herboristerías si te gustan los productos naturales.

El jengibre está considerado como un diurético suave y, al aumentar la diurésis va a provocar que orinemos mas, eliminando después de unas horas el exceso de sal de nuestro organismo.

Medicamentos diuréticos

Como su nombre indica, este tipo de productos son considerados medicamentos, teniendo una función idéntica en el organismo.

La clasificación de los medicamentos diuréticos es la siguiente:

  • Tiazídicos.
  • De asa.
  • Que conservan o son ahorradores de potasio.

Así que, como hay varios dentro de los considerados como fármacos, a continuación, vamos a verlos con más detalle.

Tiazídicos

Actúan sobre los receptores de tiazidas. Los diuréticos tiazídicos son derivados de la benzotiadiazina e impiden la reabsorción del sodio y cloro.

Los tiazídicos son muy usados como tratamiento de la hipertensión o presión arterial alta y los más comunes son:

  • Clorotiazida.
  • Clortalidona.
  • Clortalidona.
  • Indapamida.
  • Metolazona.

Muchas veces se recomienda su uso como medida secundaria, cuando los otros tipos de diuréticos no han funcionado bien.

Debido a que disminuyen la presión sanguínea, forzando la diuresis y reduciendo el volumen del plasma sanguíneo, así como produciendo vasodilatación, siempre hay que usarlo con precaución y solo en los casos adecuados como:

  • Hipertensión.
  • Hipocalcemia.
  • Diabetes insípida nefrogénica
  • Enfermedad de Dent.
  • Intoxicación por bromuros.

De asa

Son los que corresponden al grupo de medicamentos que aumentan la secreción de iones en la orina.

Los diuréticos de asa tienen efectos sobre el “Asa de Henle” y, al igual que los tiazídicos pueden emplearse para la hipertensión o en casos donde aparece un edema por insuficiencia renal, o insuficiencia cardíaca congestiva.

Estos diuréticos, los de asa, actúan sobre la reabsorción de calcio y magnesio, haciendo que en la orina hay menos concentración de iones y minerales que, en muchos casos pueden ser necesarios para el organismo.

También tienen efectos para reducir el volumen sanguíneo, haciendo que el agua circule menos hacia la sangre, pero al igual que el resto, aumenta la diuresis o lo que conocemos como orina.

Otros efectos y propiedades medicinales de los diuréticos de asa son vasodilatación, mejora de la función renal y disminución de la presión sanguínea. Todos estos efectos dan como resultado que la presión arterial baje, disminuyendo el riesgo de accidentes cardiovasculares y cerebrales.

Los diuréticos de asa sirven para:

  • Tratar la hipertensión.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Insuficiencia renal.
  • Cirrosis hepática.
  • Síndrome nefrótico.
  • Ayudar contra los síntomas y riesgos del edema cerebral, pulmonar, etc.
  • Mejorar la acción de otros fármacos y calidad de pacientes con hipercalcemia.
Nombres de diuréticos de asa
  • Ácido etacrínico.
  • Bumetanida.
  • Furosemida.
  • Torasemida.

Ahorradores de potasio

Son un tipo especial de diurético suave o débil ya que su función es la de aumentar la diuresis, pero sin eliminar el potasio del organismo, es decir, que lo conservan más en contra de los otros tipos.

Los diuréticos ahorradores de potasio son medicamentos que aumentan la excreción de potasio (sal) y reducen la excreción de potasio.

Cuáles son los diuréticos ahorradores de potasio

Ejemplos de diuréticos que no eliminan el potasio son:

  • Amilorida.
  • Triamtereno.
  • Antagonistas de la aldosterona:
    • Eplerenona.
    • Espironolactona.

Los efectos de los ahorradores de potasio son a nivel del riñón, aumentando la eliminación de agua y electrolitos, conservando el mineral. Algo opuesto a los efectos del diurético de asa y las tiazidas que, estos sí, producen pérdida de potasio. Por lo tanto, cada uno de estos tipos de diuréticos deben emplearse en casos concretos ya que sus beneficios serán diferentes en función de la situación personal del individuo.

Los usos comunes son como tratamiento de la hipertensión y en insuficiencia cardíaca congestiva.

Diuréticos osmóticos

Impiden la reabsorción del agua y sodio en el organismo, siendo utilizados habitualmente en medicina por vía intravenosa.

Los diuréticos osmóticos aumentan la osmolalidad de la sangre, diuresis o el filtrado renal.

Su mecanismo de acción actúa en la nefrona, estructura del riñón en donde se purifica la sangre. Al usar los osmóticos los riñones pueden regular la cantidad de agua del plasma sanguíneo y excretar los electrolitos que hay en exceso como el sodio y otras sustancias.

Los efectos de los diuréticos osmóticos son aumenta el volumen del plasma y la cantidad de sangre que circula hacia el riñón, facilitando la depuración del organismo. Muchas veces usados para reducir la presión arterial, presión intracraneal e intraocular. Su principal propiedad medicinal es la de reducir el volumen de plasma en el sistema nervioso, generalmente administrados en casos de urgencia ya que, al inyectarse por vía intravenosa, su acción será mucho más rápida que los otros diuréticos explicados como los tiazídicos, los de asa e incluso muchísimo más efectivos y potentes que los diuréticos naturales o los que ingerimos como alimentos.

Los diuréticos osmóticos más comunes son:

  • Manitol.
  • Isosorbida.

Alimentos diuréticos

Una de las mejores formas de controlar la hidropesía, la acumulación anormal de líquido en el organismo y la hinchazón por la menstruación es regular la dieta e incluir alimentos diuréticos para eliminar líquidos y vigilar la ingesta de sal.

Son sencillos de comprar, se pueden preparar de muchas formas y, aumentar su consumo no suele provocar efectos secundarios como los que sí producen los medicamentos o los diuréticos en cápsulas.

Para eliminar líquidos y perder volumen

Sin embargo, los alimentos con efectos diuréticos para eliminar líquidos son más reducidos, funcionando como depurativos y contra la hinchazón del vientre. Aunque pueden tener influencia sobre la presión arterial, ser buenos para la hipertensión, su mecanismo de acción es muy limitado.

Diuréticos naturales para eliminar líquidos y deshincharse

Generalmente, se recomienda tomar alimentos diuréticos para deshincharse y perder volumen como los siguientes:

  • Alcachofa.
  • Cebolla.
  • Pera.
  • Piña.
  • Papaya.
  • Sandía.
  • Tomate.
  • Peninos.
  • Arándanos.
  • Zanahorias.
  • Berenjena.
  • Apio.
  • Uva.
  • Espárragos.
  • Lechuga.
  • Avena.
  • Perejil.
  • Remolacha.

Diferencias entre diuréticos naturales y medicamentos

Las diferencias de los diuréticos medicamentos o preparados farmacéuticos son que son regulados por los organismos oficiales, deben pasar test y baterías de pruebas para poder comercializarse en las farmacias.

Las ventajas de este tipo de fármacos frente a los naturales y no reglados o supervisados como tal, es que ofrecen una calidad mayor, pudiéndose establecer la dosis exacta para cada tipo de persona.

La farmacología de los diuréticos está bastante desarrollada, pudiéndose encontrar infinidad de fármacos con una composición y propiedades terapéuticas bien establecidas.

Pero, aunque los extractos vegetales no pasen los mismos controles de calidad y no se estudien tan intensamente, también nos ofrecen muchas propiedades y, en ocasiones pueden ser igual de válidos que los sintetizados en laboratorio. La cuestión es saber utilizarlos en el momento adecuado. En este caso podríamos hablar de diuréticos de farmacia sin receta que, al fin y al cabo, son los que contienen el extracto vegetal, es decir, la hojas, flores y raíces machacadas hasta formar polvo que, posteriormente se encapsula y recubre con gelatina vegetal para que puedas tomarlo en cápsulas o bien, solo triturarlos para consumirlos como infusión.

Diuréticos para adelgazar

Habitualmente no se recomiendan para este propósito ya que, en caso de usarlos sin conocimiento o en situaciones en donde hay una enfermedad podrían empeorar la salud.

Los diuréticos para adelgazar tienen efectos para perder volumen y como producto para deshincharse. Sin embargo, tienen pocos o ningún efecto sobre la grasa acumulada, no sirviendo contra la obesidad o para fomentar la pérdida de peso.

Si lo que deseas es perder kilos y conseguir un mejor aspecto físico, te recomendamos que hagas una dieta adecuada y que leas nuestra sección sobre cómo adelgazar y perder peso rápido. En este apartado encontrarás mucha información sobre las mejores formas de perder peso sin riesgo, así como los tratamientos más efectivos para adelgazar.

Diuréticos para adelgazar y perder volumen

Recuerda que, al tomar un diurético natural estarás eliminando el sodio, potasio, magnesio y otros minerales esenciales para tener buena salud, así que, hacer un uso inadecuado de ellos puede traer más inconvenientes y consecuencias que realizar dieta equilibrada o un tratamiento antigrasa. A la larga, los resultados son mucho más eficaces y duraderos si sigues los consejos el artículo que hemos indicado.

Efectos secundarios

Hemos explicado e indicado a lo largo de este artículo que los diuréticos pueden tener efectos secundarios. Hacer un uso inadecuado de ellos puede provocar deshidratación y pérdida de metabolitos, elementos esenciales para una correcta salud de las personas y un buen funcionamiento del organismo.

Cuando se toman diuréticos para adelgazar, deshincharse o bien para eliminar la retención de líquidos estos pueden tener los siguientes efectos secundarios:

  • Deshidratación.
  • Mareos.
  • Vértigo.
  • Desorientación.
  • Sensación de hormigueo.
  • Arritmia y mal funcionamiento del corazón por la pérdida de potasio, palpitaciones.
  • Problemas de riñón por falta de agua.
  • Sensación de cansancio.
  • Calambres musculares al bajar el nivel y producir una carencia de potasio.
  • Trastornos de piel, irritación, sequedad, descamación.
  • Problemas articulares como dolor de rodillas, debilidad en las extremidades, pérdida de tejido óseo, reducción del cartílago, etc.
  • Gota.
  • Depresión.
  • Astenia.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Impotencia.
  • Incontinencia urinaria.

Aunque utilizados de forma adecuada los diuréticos tienen beneficios incalculables, un mal uso puede provocar una serie de efectos secundarios y reacciones adversas de diversa índole.

Siempre tómalos con la supervisión de un médico o especialista en nutrición en el caso de que desees adelgazar. Un uso indebido puede empeorar tu salud, tanto si se trata de los llamados “naturales” como si son de otro tipo.

Contraindicaciones

Al mismo tiempo que pueden producir efectos indeseados, el uso de diuréticos tiene contraindicaciones en los siguientes casos:

  • Hipotensión o presión arterial baja.
  • Dieta baja en sodio.
  • Tratamiento con medicamentos diuréticos.
  • Uso de otras plantas diuréticas.
  • Anticoagulantes.
  • Antihipertensivos.
  • Carencia de potasio.
  • Deshidratación.
  • Embarazo.
  • Lactancia.
  • Lactancia.
  • Bebés.
  • Enfermedad renal, hepática y las que afectan al corazón.
  • Padecer gota, en ningún caso se deben tomar.
  • Insuficiencia renal (uso de tiazidas solo con recomendación médica).

Son muchas las contraindicaciones de los diuréticos, teniéndose que usar siempre con control y, en caso de duda, evitar comenzar a tomarlos y siempre consultar con el especialista.

Ahora bien, después de exponer sus efectos, para qué sirven los diuréticos y las distintas clases de productos que aumentan la diuresis, la eliminación de líquidos mediante la orina, también hay casos en los que puede ser recomendable tomarlos.

Así que, a continuación, vamos a explicar cuándo conviene tomarlos y su forma de administración o dosis.

Cuándo usar diuréticos

Teniendo claras las recomendaciones y advertencias, los diuréticos se pueden usar en los siguientes casos:

  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Acumulación de líquidos.
  • Problemas de riñón.
  • Prevenir cálculos renales.
  • Adelgazar (siempre con cautela ya que sólo reducirán el volumen, pero no así la grasa acumulada).
  • Aumentar la densidad ósea en casos de osteoporosis (solo los tiazídicos).
  • Para prevenir o tratar la insuficiencia hepática y cardíaca.
  • Reducir la hinchazón de algunos tejidos cuando hay un edema.
  • Para prevenir los cálculos renales o piedras en el riñón.

Las propiedades medicinales y los efectos de los diuréticos hacen que sean un elemento funcional para reducir la presión sobre los vasos sanguíneos, mejorando la salud cardiovascular y renal. En algunos casos, después de utilizarlos y, en caso de no detectarse mejora en el individuo, el médico puede recomendar la administración de otro tratamiento para la hipertensión como bloqueadores de los canales de calcio, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, betabloqueadores o antagonistas del receptor de la angiotensina II.

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *